Bienvenida

En la UMM estamos convencidos de que la buena educación se basa en el pensamiento crítico y constructivo, en la capacidad de dimensionar los problemas y de imaginar y ensayar distintas soluciones.

Sin importar la carrera elegida, la capacidad crítica es un rasgo que debería esperarse de todos nuestros egresados, ya que presupone que además de haber adquirido conocimientos, han desarrollado una forma de reflexionar capaz de cuestionar la información, de contrastar puntos de vista, de profundizar en el análisis y hacerlo, además, con imparcialidad y lógica.

El país requiere profesionistas con estas aptitudes. Que no sean repetidores de caminos recorridos, sino capaces de abrir nuevas brechas y ensanchar horizontes. Se trata de un equilibrio entre la inventiva y el conocimiento, porque es necesario que se esos nuevos caminos no se abran al vacío sino hacia terrenos fértiles.

El país también necesita que esos profesionistas entiendan sus problemas, no sólo negocios particulares aunque a ello decidan dedicarse. Que sean capaces de alzar la voz como ciudadanos, de criticar y proponer, que formen parte de una opinión pública pensante, y que contribuyan a mejorar la calidad de la democracia.

La UMM ha asumido este compromiso desde hace varios años acercando a diversas personalidades a impartir conferencias en economía, derecho, periodismo y literatura, y lo seguirá haciendo, pero ya no sólo a través del formato de conferencia, sino también dentro del esquema de la cátedra de política pública “Personajes Nacionales”, donde el participante es cuestionado sobre diez o veinte temas de interés nacional y que son propios de su quehacer. El formato de entrevista constituye un hilo conductor muy sutil, que mantiene unida la fluidez de la anécdota con la línea de la aportación académica.

Esta cátedra surgió espontáneamente en enero de 2016, cuando el doctor José Ramón Cossío, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, accedió a participar en este formato, cuyo dinamismo le permitió abordar diferentes temas nacionales, todos centrados en su quehacer como jurista y como ministro. Los asistentes se llevaron una visión muy completa de su actividad, de sus complejidades y retos, del impacto que ésta tiene en la política pública del país, y además realizaron un ejercicio de pensamiento crítico, ya que contrastaron sus propios conocimientos teóricos con las vicisitudes que el ministro enfrenta en la realidad. Los tópicos nacionales adquieren entonces el matiz de lo humano, de lo cotidiano.

Esto fue determinante para que la UMM decidiera institucionalizar esa dinámica, centrándose en presentar diversos temas de política pública desde la perspectiva de sus protagonistas, y que además los abordarían de forma anecdótica, facilitando así la transmisión del conocimiento.

Para la UMM esta Cátedra es una aportación que hace a su propia comunidad universitaria, pero también a la sociedad regiomontana en general, a fin de fomentar su interés e involucramiento en los temas políticos del país, bajo la premisa aristotélica de que la política debe interesar a todos y que ciudadano es aquel que no permanece ajeno sino que contribuye a construir una comunidad mejor.